ENDODONCIA

 

 

La Endodoncia es la rama de la odontología dedicada al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la pulpa dental (nervio), tejido que se encuentra en el interior de los dientes y gracias al cual el diente se nutre y percibe los estímulos externos.

La causa principal por la que se produce una lesión en dicha zona es la existencia de una caries que no ha sido correctamente atendida (realizando un empaste) y ha ido creciendo con el paso del tiempo.

Sin embargo, también puede haber otros motivos:

  • Traumatismos
  • Fracturas
  • Otras patologías relacionadas con la raíz o el hueso que rodean el diente.

Es un procedimiento por medio del cual se elimina la pulpa afectada de un diente, dañado o muerto, y se sella el conducto de la raíz donde se encontraba.

La pulpa es la parte profunda del diente y contiene vasos sanguíneos y nervios, situándose en la parte central de la raíz y comunicando el diente con el hueso maxilar. Es una técnica que permite salvar su diente con un gran porcentaje de éxito, y es el último recurso para poder salvar una pieza enferma.

En función del tipo de diente al que afecta la lesión, nos encontramos con tres tipos de endodoncia diferentes. Aunque el procedimiento en sí es el mismo, será más rápido y sencillo endodonciar una pieza dental de un conducto que una que tiene tres conductos:

  • Unirradicular: el diente afectado tiene una sola raíz y un único conducto pulpar.
  • Birradicular: la pieza afectada tiene dos raíces y dos conductos pulpares.
  • Polirradicular: el diente tiene más de dos raíces y más de dos conductos pulpares.

Una vez realizada la endodoncia, el diente se reconstruye para que tenga un aspecto natural, recupere su funcionalidad y no vuelva a presentar molestias al realizar actividades cotidianas, como comer.

En algunos casos se requerirá de la colocación de una funda o corona para proteger la pieza endodonciada.

 

error: Content is protected !!